Con el surgimiento de los alimentos enlatados, los hábitos alimenticios de personas de todo el mundo fueron cambiando. En casi cada alacena de cada hogar del mundo, hay al menos una lata de conserva.

Las latas en un principio eran de hojalata, pero, en la actualidad son elaboradas en otros materiales que también pueden reciclarse. Ya sea una lata de hojalata o de aluminio, el reciclaje de estas es importante, ¿sabes cómo reciclar las latas?, nosotros te estaremos explicando algunos detalles al respecto, pero, antes queremos que conozcas más sobre las características de las latas.

Características generales de las latas de conserva

Las latas de conserva que se conocen en la actualidad destacan por poseer características como las siguientes:

  • Son envases completamente reciclables.
  • Una lata de conserva es sana, un envase estéril y además seguro.
  • Las latas de conserva permiten conservar cada una de las propiedades de los alimentos que son enlatados.
  • La lata es un envase que no necesita congelación ni refrigeración, esto te permite ahorrar mucha energía.

En general las conservas enlatadas representan una increíble tecnología para la ayuda alimentaria, en especial para países en guerra o que atraviesen una hambruna, esto debido a que son de fácil transporte, almacenamiento, y son muy resistentes.

¿Cómo reciclar las latas de conserva?

Tanto el acero, como el aluminio, dos materiales que se utilizan en la fabricación de latas de conserva, pueden ser fundidos. Estos, al fundirse, pueden recuperar todas las propiedades, lo que facilita que puedan ser usados de forma ilimitada.

Es decir, cuando las latas de conserva se reciclan, luego son fundidas, y pueden convertirse en una nueva lata, o en cualquier otro material metálico de utilidad.

Si deseas contribuir al proceso de reciclaje de las latas de conserva, necesitas hacer algo tan simple como:

  • Separar las latas del resto de los residuos.
  • Depositar las latas de conserva en los envases amarillos, que son los específicos para el reciclaje de materiales de este tipo. Recuerda que los envases amarillos son para envases metálicos, envases plásticos, y briks.

Una vez que tu realizas este simple proceso de reciclar las latas de conserva, y se lleva a cabo al recogida de los mismos, son llevados a una planta destinada a la clasificación, en estas, a través del uso de un potente imán, el acero es separado del resto de los materiales, para luego ser fundido y finalmente reutilizado.