BLOG

Tipos de envasadoras según el producto

Tipos de envasadoras según el producto

En el proceso industrial se hace uso de una variedad de maquinarias que simplifican el proceso productivo, unas de las más importantes son las envasadoras, que suelen clasificarse en función a múltiples factores, por ejemplo, el tipo de producto a envasar.

A través de las máquinas envasadoras los productos obtienen una protección adicional, para que no sufran alteraciones en el proceso de transporte, almacenamiento y distribución.

Clasificación de las máquinas envasadoras según el producto

La clasificación más genérica de las envasadoras de uso industrial es la siguiente:

Envasadoras industriales líquidos

Es un tipo de envasadora que destaca por su precisión, ya que, las botellas donde será vaciado el líquido, deben posicionarse adecuadamente, para que el llenado se desarrolle de la mejor manera.

Este tipo de envasadoras tienen una entrada y una salida y además de llevar a cabo el proceso de llenado de los envases, también proceden a sellar el mismo con su respectiva tapa.

Envasadoras industriales de alimentos

Como su nombre hace referencia, es el tipo de envasadoras que se destina al empaquetado y envasado de algunos tipos de alimentos. El funcionamiento de estos es bastante simple, estas en su primera fase lo que hacen es verter el contenido en los envases respectivos.

Lo siguiente es hermetizar el envase, para que el alimento no sufra alternaciones en el proceso. Los productos también pasan por un proceso de control de calidad, hasta que se distribuyen en las cajas en las que serán transportadas.

Máquinas llenadoras y selladoras

La función de este tipo de maquinarias es la misma que llevan a cabo las máquinas envasadoras, porque además de llenar el producto en su envase final, realizan el sellado del mismo.

Envasadoras con films plástico

Son envasadoras destinadas al envasado de alimentos frescos, es decir, aquello que es más propenso a dañarse en menor tiempo que el resto de los alimentos.

Por lo general estas envasadoras son comunes en industrias charcuteras, funcionan a través de un sistema de embalado que se encargan de envolver los distintos alimentos.

Otros tipos de máquinas envasadoras

Además de los tipos de envasadoras ya mencionadas, también se pueden mencionar:

  • Máquinas envasadoras automáticas
  • Máquinas para envasar granos
  • Máquinas volumétricas para envasar productos
  • Máquinas para envasado de polvos
  • Máquinas para envasado de líquidos viscosos
  • Envasadoras hatchet

Tipos de máquinas envasadoras, según la forma de envasado

Hay una clasificación general para las máquinas envasadoras, que toma como principal aspecto, la forma en que realizan el envasado, es decir, si es horizontal o vertical.

Envasado horizontal

Este tipo de máquinas se utilizan para el envasado de productos que son más sólidos, por ejemplo, barras de caramelo, juguetes, jabones, entre otros. Aquellos que se puedan manipular sin temor a que se derramen.

Son perfectas cuando se buscan sellados estancos, usando formatos de bolsa que no son posible manipular en las envasadoras verticales.

Envasado vertical

Este tipo de envasado es perfecto para los productos que son sueltos, como los granulados, líquidos, por ejemplo, las bebidas, azúcar, geles, cremas, aceites.

Las máquinas envasadoras de este tipo suelen tener una rapidez de envasado de hasta 400bmp, el coste de estas puede ser inferior al resto de las envasadoras.

¿Cómo elegir la envasadora adecuada según la línea de producción de la industria?

El tipo de producto, así como el envase que vaya a utilizarse en el proceso, todos los aspectos importan al momento de elegir la envasadora adecuada para tu empresa, antes de tomar una decisión, es importante analizar factores como:

Producto a envasar, esta material del mismo

Los productos a envasar pueden ser líquidos, sólidos, emulsiones, geles, polvos, en función a esto necesitarás un tipo de envasadora específico, considera las condiciones del producto que será envasado, compáralo con las características de cada envasadora y verás cuál es la que más te conviene.

Inversión a realizar

Algunas envasadoras pueden resultar de mayor coste que otras, por eso debes saber cuánto estás dispuesto a invertir y buscar en función a este, la envasadora perfecta. En Fanser contamos con maquinarias de ocasión, que cumplen con las funciones de una envasadora nueva, pero a un coste más bajo.

Automatizada, manual o semi automatizada

La maquinaria industrial, como las envasadoras, pueden encontrarse en el mercado con un funcionamiento automático, manual o semiautomática. En las primeras no se requiere de operadores, más que para movilizar los envases en algunas ocasiones o para los ajustes.

Las manuales, requieren de operadores que realizarán todo el trabajo de manipulación de la misma y las semi automatizadas, son en las que el operador es necesario, pero la maquinaria también desempeña funciones sin necesidad de este.

En caso de que tengas dudas acerca de la envasadora que más le conviene a tu línea productiva, nuestros expertos podrán asesorarte, en Fanser contamos con especialistas en el área, cuenta con nuestra opinión experta.

Leer más
Conoce el origen de las latas y tarros para conserva

Conoce el origen de las latas y tarros para conserva [Actualizado 2022]

Hoy las latas de conserva están presentes en la dieta de todos los españoles y familias de distintas partes del mundo. Pero, hace algunas décadas atrás parecía impensable tener en casa un alimento que pudiera durar años, sin dañarse y mejor aún, preservando todas sus propiedades como si estuviese fresco.

Todo esto es posible gracias la invención de las latas y tarros para conservas, en caso de que no tengas idea de cómo fue que se inventaron, aquí te contamos toda la historia.

 Antecedentes históricos de las latas y tarros para conserva

En la invención de las latas y tarros de conservas la guerra tuvo un papel crucial, la clave de todo fue la búsqueda de un método de conservación que permitiera proveer a los soldados alimentos saludables, de calidad y que pudiesen mantenerse sin necesidad de procesos como la salazón.

Este último era el más utilizado en el siglo XVIII y no garantizaba una prolongada duración de los alimentos, además de que, no resultaba del todo saludable.

Será precisamente a finales del siglo XVIII cuando Nicolas Appert, un confitero de origen francés creó un innovador método de conservación que a pesar de su simplicidad, permitía que los alimentos duraran por mucho tiempo. La esencia de este proceso de conservación era introducir algún alimento en un tarro de cristal, para luego cerrarlo de forma hermética.

Posteriormente este envase de cristal era sometido a altas temperaturas, hirviéndose, a través de este método los microorganismos eran eliminados y esto permitía que los alimentos duraran. Además de que ayudaba a que su sabor se conservara.

Appert no solo creó este método de conservación, sino que también abriría una fábrica, dicha fábrica sería la encargada de suministrar los alimentos a los soldados durante los años de guerra.

Básicamente con la invención del método de conservación, surge la idea de utilizar los tarros de cristal para su almacenamiento, ¿qué pasa con las latas?, ¿también surgieron en la misma época?, te comentaremos los detalles.

Philippe de Girard y la invención de las latas para conservas

No sería hasta unos años después, cuando otro francés buscaría también la forma de lucrar con el método de conservación de Appert, el objetivo de este era encontrar la forma de perfeccionar los recipientes de almacenamiento de los alimentos.

Peter Durand será el socio de Girard, quien se trasladó hasta a Londres con el objetivo de sustituir los clásicos tarros de cristal usados para las conservas, por envases más prácticos, resistentes, sí, nos referimos a las latas elaboradas en hojalata.

El resultado fue exitoso, tanto así que en 1811 el francés Philippe de Girard tomará la decisión de vender la patente del invento de las latas a Bryan Donkin. A este último le tomaría solo dos años crear una exitosa fábrica de latas de conserva, la primera y más exitosa para el momento.

Donkin pasaría a la historia como el mayor proveedor de latas de conserva de la marina británica, gracias a que Joseph Banks, un inglés muy reconocido, probó una conserva en lata que tenía dos años almacenada y dio la certeza de que conservaba su frescura y sabor.

Para 1821 la fábrica de conservas en lata de Donkin había cerrado, pero este no fue el fin de este tipo de envases, por toda América y Europa surgieron otras fábricas similares.

Datos de interés sobre el origen de las latas y tarros para conservas

Además de todos los detalles que te hemos explicado sobre las latas y tarros para conservas, consideramos importante que conozcas algunos datos de interés, como los siguientes:

  • Las primeras pruebas para conservar alimentos en latas que realizó Appert fueron con carnes, salsas y verduras.
  • Appert fue el fundador de la primera fábrica de conservas en todo el mundo y dio un importante paso para la industria conservera.
  • Pasteur, a mediados de 1864, explicó científicamente y perfeccionó el descubrimiento que Appert realizó. Con esto obtuvo el proceso que hasta hoy se conoce como pasteurización.
  • Appert recibió una recompensa de 12 mil francos de parte de Napoleón, por permitir que su invento fuese publicado en un libro.
  • Las primeras latas de conservas comercializadas en tiendas inglesas, llegarán al mercado en 1830.
  • Aunque las latas eran un buen método de almacenamiento, surgía el problema de que eran difíciles de abrir, esto se resolvió en 1855 con la invención del abrelatas, de la mano del británico Robert Yeats.

El origen de las latas y tarros para conservas es simplemente fascinante, y actualmente, después de 2 siglos, siguen siendo imprescindibles para la conservación de alimentos.

¿Qué motivó a Nicolás Appert a crear el método de conservación?

Durante la guerra, en Francia la prioridad era alimentar a las tropas, pero la duración de los alimentos era un problema. Es por eso que Napoleón Bonaparte ofreció una recompensa a quien pudiese crear un método de conservación más efectivo y seguro que la salazón.

Básicamente de esta recompensa y de la necesidad derivada de la guerra, surgirá la inspiración necesaria para que Nicolás Appert creará tan exitoso método de conservación de los alimentos.

Leer más
Tipos de cerradoras

Tipos de cerradoras de latas [Actualizado 2022]

Las cerradoras de latas son las máquinas que han permitido revolucionar el mercado de los alimentos y bebidas enlatadas. A través de estas, a las que también se denomina máquinas selladoras, es posible realizar el cierre hermético de los alimentos y bebidas que se almacenan en latas.

Una clave del proceso de cierre de las latas, son las tapas que se usan, por lo general estas se elaboran en materiales como el aluminio o la hojalata. Hay muchos tipos de máquinas cerradoras y de tipos de sellados, y aunque en todas se logra el cierre hermético, la diferencia la marcará el tipo de producto que será envasado.

¿Cuáles son los tipos de cerradoras de latas?

Las máquinas selladoras de latas pueden clasificarse en función a las particularidades del cerrado que realicen, según esto se puede clasificar en cuatro tipos específicos, estos son:

1.-Máquina selladora de latas al vacío

Las máquinas cerradoras de latas al vacío tienen como principal característica que en el proceso, se extrae por completo el aire de la lata, con esto se busca que en el interior de dicha lata haya un vacío parcial, todo esto garantiza una mayor durabilidad.

Las características del funcionamiento de este tipo de cerradoras de latas son:

  1. Todo comienza con el ingreso de la lata a la máquina cerradora.
  2. Una vez que la lata, con el producto ya en el interior se coloca en la máquina, esta extraerá el aire de la mima. Para esto se hace uso de una tubería que está conectada a la bomba de vacío de la máquina.
  3. Extraído todo el aire del interior de la lata, se procede a cerrarla herméticamente.

2.-Máquina selladora de latas automática

Lo que diferencia a estas máquinas cerradoras del resto es el hecho de que para el uso de estas no será necesario contar con un operador. Esto significa que como su nombre hace referencia, la máquina funciona de manera automática.

El único trabajo que realizarán los operadores es suministrar las tapas con las que se cerrará la lata. No obstante, el proceso de sellado será llevado a cabo automáticamente.

Por lo general estas máquinas cerradoras suelen usarse en la industria conservera, en donde se hace la fabricación a escala. Estas podrán usarse para el sellado de latas redondas o de otras formas.

3.-Máquina selladora de latas semi-automáticas

Cuando se trata de empresas donde la producción es reducida, las cerradoras semiautomáticas se adaptan a la perfección. Se caracterizan por ser muy versátiles, esto gracias a que se usan para el sellado de latas de distintas formas y tamaños.

4.-Máquinas selladoras de latas manuales

Al igual que en el caso anterior, estas máquinas s usan en las industrias pequeñas, donde el proceso productivo es reducido. Para su uso y completar el proceso de sellado requieren en todo momento de un operario, pero su funcionamiento es bastante simple, así que no dará muchos problemas.

Tipos de cierre de las máquinas cerradoras

Las máquinas selladoras también pueden clasificarse en función al tipo de cierre que puedan llevar a cabo, en este caso hay 2 tipos de cierres específicos, se trata de:

  1. Cierre a lata giratoria, como su nombre hace referencia, en este tipo de cerrado será la lata la que gire, mientras que las ruedas de cierre y la placa permanecen inmóviles. El proceso de girado de la lata se da sobre su propio eje, las máquinas que realizan este tipo de cierre lo hacen a altas velocidades, pudiendo cerrar hasta 1500 latas por minuto.

El tipo de lata que se usa con mayor frecuencia en este tipo de sellados son las redondas.

  1. Cierre a lata parada, a diferencia del caso anterior, en este proceso de cierre la lata no se moverá y serán las ruedas las que harán el movimiento para ejecutar el proceso de sellado. Por lo general este tipo de sellado se adapta a la perfección en latas ovaladas, rectangulares, oblongas, entre otras.

Si bien como ya mencionamos la lata no se moverá, si puede hacer un pequeño desplazamiento, para que la lata se desplace por la mesa se hace uso de una estrella.

La velocidad de cierre con este tipo de sellado es menor a la del caso anterior, en este tipo de cierre se sellarán unas 80 latas por minuto aproximadamente, por lo que la velocidad vendría siendo una de las principales limitaciones. Su uso también se extienda a la industria conservera.

¿Cómo escoger una cerradora de latas?

La escogencia de la cerradora de lata dependerá del tipo de industria al que vaya destinado. Esto debido a que cada una cuenta con particularidades que la hacen ideales para proceso específicos, por ejemplo:

  • Las máquinas cerradoras de latas que son manuales tiene un coste reducido, por lo que son perfectas para la pequeña industria que recién empieza. No obstante es importante tener en claro que la velocidad de sellado es menor, ya que, dependerá de qué tan hábil sea el operador de la misma.
  • Por su parte, las máquinas automatizadas son mucho más rápidas, aunque su coste es excesivo. No obstante considerando que no será necesario un operador, la empresa puede ahorrar algunos euros por concepto de mano de obra.

Aunque hay otro factor que debe tomarse en cuenta y es que el mantenimiento también es costoso, ya que, se trata de una maquinaria compleja.

Si estás buscando la mejor cerradora de latas, en Fanser tenemos las mejores alternativas. En caso de que no quieras invertir demasiado dinero, también contamos con cerradoras de ocasión, que aunque usadas, garantizan un óptimo funcionamiento.

Leer más
¿Qué son los recubrimientos de rulinas y para qué sirven?

¿Qué son los recubrimientos de rulinas y para qué sirven?

Las máquinas cerradoras de latas que se usan en la actualidad son más rápidas, precisas e incluso duraderas, si se comparan con las que se usaban hace algunos años.

Esto se debe a que los materiales usados en el proceso de fabricación de las máquinas cerradoras son de mayor calidad.

Por ejemplo, en el caso de las rulinas, a través del uso de los recubrimientos se logró aumentar la eficiencia y durabilidad de las mismas. Haciéndolas más eficientes y duraderas que las que se usaban hace algunos años.

¿Qué es el recubrimiento de rulinas?

El recubrimiento de rulinas consiste en un tratamiento que se realiza para recubrir las piezas en cuestión, es decir, las rulinas, con nitruro de titanio.

En un principio las rulinas y otras piezas de las máquinas cerradoras eran construidas en acero y se hacía uso de una gran cantidad de cromo. Con el tratamiento con nitruro de titanio, se busca que estas piezas, además de más ligeras, tengan una mayor duración.

¿Para qué sirve el recubrimiento de las rulinas?

Para obtener el recubrimiento con nitruro de titanio, se debe fundir el titanio. Se trata de un material metálico que se ha usado durante mucho tiempo para obtener aleaciones que no solo puedan ser muy ligeras, sino que también seas resistentes, duraderas.

Con el recubrimiento de las rulinas se busca que estas tengan una mayor resistencia a la corrosión por ejemplo, y que demuestren una excelente resistencias mecánica.

  • El recubrimiento que se aplica sobre las rulinas es de un grosor de 3 micras.
  • Con el este tratamiento se logra que el acabado superficial de las piezas sea de mayor calidad.
  • La vida de los componentes, como las rulinas en este caso, a las que se aplica este recubrimiento, mejorará considerablemente. Incluso se habla de un aumento de tres veces la vida útil en comparación con las rulinas que no cuentan con recubrimiento.
  • Y finalmente, con el tratamiento en cuestión se aumentará la dureza de cada pieza.

¿Qué son las rulinas de cierre?

Con el nombre de rulinas se denomina a las piezas de las cerradoras de latas que se encargan de concretar el proceso de sellado de una lata. Esto gracias a que deforman el metal de la lata, para lograr que la tapa y el cuerpo de esta se configuren, enlazándose, logrando el sellado hermético tan característico.

Las rulinas son de dos tipos, por un lado están las rulinas de primera operación y por el otro se encuentran las de segunda operación.

  • Las rulinas de primera operación son las que permiten la formación de los ganchos y facilitan el proceso de enlazamiento. Esta es la más importante de las rulinas, sin ellas no sería posible realizar un correcto proceso de cierre de las latas.
  • Por su parte, las rulinas de segunda operación, cuyo objetivo es aplastar los ganchos entre sí, logrando que la lata quede completamente sellada. Estas se consideran menos importantes que las de primera operación.

Características generales sobre las rulinas

Como comentábamos, hay dos tipos de rulinas, algunas características generales que es importante conocer son:

  • En el mercado pueden encontrarse diversos tipos de rulina, el diseño entre estas es variado, por lo general se escogen en función al cierre que se pretenda lograr en la lata, o al material de la misma.
  • Una de las zonas más críticas en estas piezas es la garganta, en el caso de las rulinas de primera operación, será la encargada de actuar en el ala de la tapa de la lata. Básicamente lo que hace es enrollar esta parte de la lata, en el cuerpo de la misma.
  • En las rulinas de segunda operación también es la garganta la zona crítica, pero en este caso actuará sobre los ganchos que se generan con la actuación de la rulina de primera operación.

Funcionamiento de las rulinas en el proceso de cerrado

Si aún no te ha quedado claro la función de las rulinas, deja que te lo expliquemos de una forma más sencilla:

  1. Todo comienza con la llegada de la lata o envase a cerrar al plato de compresión de la cerradora.
  2. Cuando esto pasa, el mandril se encajará sobre la tapa de la lata.
  3. Tras esto comenzará la función de las rulinas, la de primera operación comenzará doblando parte del bote y de la tapa, para crear los ganchos que ayudarán a que el proceso de cierre se realice.
  4. Hecho lo anterior, las rulinas de segunda operación procederán a comprimir los ganchos creados por la rulina de primera operación, y listo, la lata quedará sellada.

En resumidas cuentas las rulinas son parte esencial del proceso de cierre de las latas de conserva y de funcionamiento de las cerradoras de lata. Cuando estas cuentan con un recubrimiento, son muy resistentes, trabajarán con mayor efectividad, generando menores pérdidas a la empresa.

Leer más
Beneficios de la conservación en lata en alimentos

Beneficios de la conservación en lata en alimentos

En cualquier estantería de supermercados encontrarás una variedad de alimentos enlatados y de seguro muchos de estos forman parte de tu despensa.

Y es que los alimentos en lata no solo son beneficiosos por el hecho de que no requieren de refrigeración y tienen una duración extensa, sino que además aportan una variedad de beneficios a quienes los consumen, de los cuales te daremos detalles.

Ventajas de los alimentos enlatados

Los alimentos enlatados son parte esencial de la alimentación de los españoles, gracias a su practicidad. Y es que en su mayoría estos viven un ritmo de vida acelerado, por lo que contar con alimentos en lata les ayudará a preparar un platillo rápido, sin que deje de ser nutritivo.

Algunas de las ventajas que la conservación en lata gartantiza a los distintos alimentos son:

1. Las propiedades no se alteran

Los alimentos enlatados conservan sus propiedades nutritivas por mucho más tiempo, la razón de esto es que mientras se fabrican las conservas en lata, se someten a procedimientos que ayudan a que el deterioro orgánico de los alimentos se detenga.

2. Los alimentos enlatados son saludables

El hecho de que conserven sus propiedades nutritivas convierten las conservas en lata en un alimento saludable. Todas las vitaminas, minerales y las proteínas de estos alimentos permanecen intactas.

3. La fecha de caducidad es extensa

Algunos alimentos enlatados pueden durar hasta 5 años, esto garantiza que tengas una despensa surtida continuamente. En las conservas en lata se establece la fecha de vencimiento de los alimentos, no obstante debes saber que se trata del período de consumo óptimo.

Pero no impide que tras dicha fecha la conserva en lata no pueda consumirse, solo debes asegurarte de que su color, olor y sabor no esté alterado.

4. Pueden almacenarse con facilidad

Las conservas en lata se pueden apilar unas sobre otras sin ocupar demasiado espacio en la despensa. Podrás optimizar el uso del espacio y mantener tu despensa surtida y organizada en todo momento, además de que tendrás acceso a los mejores alimentos cuando lo desees.

5. No requieren de refrigeración

Los alimentos enlatados no dependen del servicio eléctrico para su conservación, porque no necesitan refrigerarse, podrás tenerlas en tu despensa por mucho tiempo, que no te preocupe el hecho de que las temperaturas no sean bajas, estos se conservarán.

Consejos a tener en cuenta antes de consumir conservas en lata

Las conservas en lata son saludables, duraderas y fáciles de almacenar, esto ha quedado claro, pero algo que también debes saber es que antes de su consumo, deben tomarse ciertas precauciones, considerarse algunos aspectos, por ejemplo:

  • Antes de adquirir cualquier conserva en lata deberás leer la etiqueta, de esta forma podrás saber a ciencia cierta cuáles son los componentes y aditivos que puede tener.

También podrás saber si tiene un alto contenido de sal o de grasa, en caso de que estés buscando alimentos que tengan un bajo contenido de esto.

  • Siempre adquiere las conservas en lata que estén en excelentes condiciones, es decir, que no tengan abolladuras, especialmente nunca obtengas latas de conserva en las que el sellado haya sido comprometido por cualquier factor.
  • Si al abrir la conserva esta suelta mucho aire o vapor, lo mejor es que no la consumas, ya que, esto puede ser un indicio de que está en mal estado.
  • Aunque como ya comentamos, las conservas en lata no requieren de refrigeración, siempre asegúrate de que la despensa esté seca y que las temperaturas no sea muy elevadas.
  • Cuando abras la lata de conserva, si no consumes todo su contenido, no lo guardes en la nevera en la misma lata, en su lugar usa otro envase, de cristal preferiblemente y conserva el alimento en el frigorífico,

¿Cuáles son las conservas en lata que se consumen con mayor frecuencia?

Aunque las personas continuamente consumen todo tipo de conservas en lata, algunas se compran con mayor frecuencia, por ejemplo:

  1. Conservas de pescado: este puede tener el mismo contenido nutricional que el pescado natural, aunque siempre aconsejamos su consumo con moderación, todos los excesos son perjudiciales. Al comprar este tipo de conservas, asegúrate de que sea en aceite natural, de esta forma será más nutritiva.
  2. Conservas de verduras: desde zanahorias, hasta alcachofas, champiñones y hasta espárragos, hay una variedad de conservas de verduras que podrás adquirir. Estas podrán ser el complemento perfecto para cualquier platillo, son muy saludables.
  3. Conservas de legumbres: estas son una alternativa a las legumbres naturales, pero te recomendamos especialmente aquellas en las que el contenido líquido está compuesto solo por agua y sal.

Pero si llegases a adquirir alguna de estas conservas que tienen aditivos en exceso, podrás enjugarlas antes de su consumo.

Los alimentos enlatados, gracias a su conservación, garantizan que los nutrientes estarán intactos con el paso del tiempo, por eso siempre serán una excelente alternativa para cualquier comida.

Leer más